¡Feliz día del agua!

El mes de marzo de #ConSumaCoherencia lo hemos dedicado al Agua.

Y para celebrar el Día Mundial del Agua de ayer queremos animaros a no consumir agua envasada en plástico. Pero como no siempre es fácil consumir agua del grifo en los bares, aquí tenéis la “grifoterapia” gipuzkoana, para que ya no os de más vergüenza pedir agua del grifo!

https://www.youtube.com/watch?v=JqDrQkfNZWQ

 

Con mucha energía

El área de energía de ISF Madrid ha tenido una trayectoria muy movida hasta la fecha. Tardó en constituirse de forma oficial aunque éramos varias personas interesadas en desarrollarla. Y una vez lanzada, cogió el empuje suficiente como para llegar a constituirse una lista de distribución propia y con reuniones periódicas. El próximo reto es darle la continuidad adecuada para ser capaces de desarrollar una gran cantidad de propuestas que tenemos en mente.

Un importante reto era la dificultad de conjugar unos objetivos claros dentro de la idiosincrasia de ISF Madrid: la histórica relación con la cooperación y los Países del Sur, la apuesta por un activismo en el Norte, el contexto social actual de lucha por una soberanía energética en España. ¿Cómo obtener una coherencia dentro de toda esta amalgama?

Nuestro conocimiento de las luchas en el Sur por el derecho al acceso a la energía las veía reflejadas, en clave del Norte, en las actuales movilizaciones en contra del modelo energético vigente. Teníamos que estar en esas movilizaciones y ahí nos sumamos a la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético (Px1NME), intentando aprender y aportar nuestro granito de arena. Nos sentimos orgullosos de haber participado en su germen.

Por otro lado, queríamos desarrollar iniciativas propias con una componente práctica. La idea que más nos rondaba era algún tipo de taller solar dentro del contexto de la Tabacalera. Sin duda, será una de las actividades que llevaremos a cabo más pronto que tarde porque ideas no nos faltan: cocinas solares, cargadores solares, deSOLbediencia desde la Tabacalera…

Si echamos la vista atrás, vemos que el área de energía, si bien ha ido a rachas más o menos acertadas, ha tenido bastante dinamismo: participación en movilizaciones, organización de charlas y proyecciones, relacionar las luchas energéticas del Sur con las del Norte y la colaboración en la Px1NME.

Esperamos que el futuro nos depare un trabajo más intenso y continuado en las luchas socio-energéticas que se están llevando a cabo actualmente en temas como la pobreza energética y soberanía energética, tan relacionadas con el clásico “acceso universal a la energía” que manejábamos en la cooperación al desarrollo. Nos gustaría que los conceptos de desarrollo humano y sostenible, tan habituales en las relaciones con los Países del Sur, se incorporasen en esas reivindicaciones en los Países del Norte. Creemos que ahí podemos encontrar un espacio muy interesante desde el que ISF Madrid puede aportar mucho.

Sembrando redes

Al comenzar la andadura de ISF Madrid, uno de los primero dilemas a los que nos tuvimos que enfrentar fue definir nuestras líneas estratégicas y en ese momento nos surgieron las preguntas: ¿será la soberanía alimentaria una de nuestras áreas de trabajo? ¿Cómo se supone que vamos a defender los derechos del campesinado de las distintas partes del mundo desde nuestro rinconcito de Madrid? Teníamos la respuesta: desde el Norte global como personas consumidoras está en nuestras manos hacer incidencia política cada vez que nos alimentamos, pero además como colectivo, podemos apoyar e impulsar iniciativas que se presenten como alternativa al modelo de producción y consumo agroalimentario industrial.

Nuestro primer paso fue buscar alianzas con otros movimientos y organizaciones que compartieran nuestra misma idea de lo que es y que implica la soberanía alimentaria. De esta manera empezamos a formar parte de la Iniciativa por la Soberanía Alimentaria de Madrid (ISAm). Desde esta plataforma comenzamos a organizar la Semana de la Lucha Campesina año tras año. ¡Ya van 3! Se trata de una semana de reivindicación con talleres y ponencias formativas e infinidad de acciones en las calles y plazas. Cualquier excusa es buena para ponernos nuestros disfraces de verduras y hortalizas y montar un poco de jaleo por las calles del centro de Madrid.

En estos 3 años, desde la ISAm también hemos conseguido formar una red de alternativas unidas y coordinadas con objetivos comunes: romper con el modelo agroindustrial impuesto, ser libres para decidir qué queremos comer y a quién se lo queremos comprar y convertirnos así en actores activos de nuestro propio desarrollo. De esta forma se ha creado una extensa red de huertos urbanos y grupos de consumo que proliferan por cada rincón de la ciudad potenciándose los circuitos cortos de comercialización.

Desde ISF, una de las actividades que más repercusión tuvo y con la que más hemos disfrutado, fue la participación en la campaña Banca Bajo Control de VFS en la que activistas de ISF se colaron en las oficinas del Banco Sabadell haciendo malabares y reclamando que en banco dejara de especular con alimentos.

Podemos decir que la campaña fue un éxito puesto que se ha logrado un reconocimiento por parte del Estado español para regular la especulación alimentaria.
Estos logros nos dan aliento para seguir trabajando en común, pero también para aplicar lo aprendido en nuestro día a día porque cada mordisco cuenta.

Empapándonos

Durante el mes de marzo del 2012, dos hitos sociales vinculados al agua sirvieron para dar forma a las actividades que íbamos a iniciar desde el área de agua de la reciente constituida Ingeniería Sin Fronteras (ISF) Madrid.

El primero fue la exitosa e histórica consulta social organizada en la Comunidad de Madrid por la Plataforma contra la privatización del Canal de Isabel II (PCPCYII). Esta reivindicación a la no privatización de la empresa Canal de Isabel II (CYII), que se lleva proclamando durante los últimos años y se comparte desde el ideario de ISF, dio inicio a nuestra participación activa en la PCPCYII que ha supuesto aprendizaje continuo y una puesta en práctica sobre aspectos vinculados a procesos de mercantilización del agua, los modelos de gestión y al Derecho Humano al Agua y Saneamiento.

Con este trabajo en red, a lo largo de estos años las diferentes acciones de sensibilización e incidencia política realizadas bajo el paraguas de la PCPCYII hemos querido denunciar la falta de información a la ciudadanía madrileña sobre la gestión del agua de CYII y sobre la pretensión de su privatización, y alcanzar un acuerdo sociopolítico sobre una propuesta real de gestión pública del agua.

El segundo evento que marcó la identidad del área de agua de ISF Madrid fue debida a la participación, junto a otras organizaciones y movimientos sociales nacionales e internacionales, en el Foro Alternativo Mundial del Agua (FAME, por sus siglas en inglés) en Marsella. En este encuentro compartimos vivencias de las múltiples dimensiones socio-ambientales donde el agua es un elemento vital. Por ejemplo, los impactos y repercusiones de la construcción de represas, como el Quimbo en Colombia, sirvieron para profundizar en diversas charlas que organizamos posteriormente en Madrid sobre el modelo energético y la gestión del territorio que propician estos proyectos hidroeléctricos.

El proceso de reflexión, debate y acción que se fomenta en estos espacios de convergencia, como el PCPCYII o la FAME, nos sirve a las organizaciones y movimientos sociales para interconectar reivindicaciones y luchas, que dan lugar con un incansable trabajo conjunto en movilizaciones de éxito como #right2water, la Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) sobre el reconocimiento del agua y saneamiento como Derecho Humano en la Unión Europea.
Por ello, cogiendo títulos de dos documentales usuales de nuestras actividades, ”por amor al agua” y con la motivación de denunciar procesos que intentan seguir la idea de ”Water Makes Money” continuaremos empapándonos y trabajando en la acción social en estas y otras líneas de actuación desde el área de agua de ISF Madrid. Anímate!

Escuela de Activistas

En Ingeniería Sin Fronteras Madrid tenemos claro que cada una de las personas es pieza clave en la construcción de un mundo más justo y solidario y que para ello necesitamos herramientas, instrumentos que intentamos proporcionar con nuestra formación.
El 9 de octubre al 20 de noviembre de 2014 tuvo lugar en Tabacalera la primera edición de la Escuela de Activistas de ISF Madrid, un curso sobre temas clave para el activismo social y ambiental. Se desarrolló en siete sesiones en las que se trataron los siguientes temas: Energía. El poder del OFF, Soberanía Alimentaria, Agua como derecho humano, ecofeminismo, electrónica ética, y autogestión como herramienta de lucha.
El curso se impartió gratuitamente a cambio de que todas las personas que asistieran mantuvieran su compromiso activista, tanto en la asistencia como en el uso de la información recibida.
El éxito del mismo nos animó a seguir haciendo futuras ediciones del curso, que esperemos cada año sean igual de bien acogidas que la primera.

Cuando la Tierra llora

ISF Madrid realizó en sus primeros meses de andadura jornadas de autoformación del voluntariado de la asociación en distintas temáticas, a través de la realización de charlas-coloquios, proyección de documentales y ponencias de colaboradores externos.
Empezamos a trabajar a finales de 2011 con una Jornada sobre la Minería en la Tabacalera, donde se mostró una exposición sobre la situación en la mina Yanacocha, y se realizó la emisión del documental ‘Cuando la tierra llora’. Además, después también hubo una charla debate sobre el espionaje, seguimiento y amenazas llevadas a cabo por parte de grandes empresas mineras a miembros de la asociaciones ambientales y sociales, como la peruana GRUFIDES, dedicada a la denuncia de las violaciones de Derechos Humanos que se cometen en la zona de Cajamarca, Perú. En el debate se contó con la presencia de S.O.S. Laciana, que nos acercó la problemática de la industria minera española.

Nos encanta lo que hacemos

Cuando alguien se acerca a nuestra sede se pregunta, por lo general, si encaja con nosotras. La persona viene buscando un perfil con el que sentirse identificada y, afortunadamente, no podemos dárselo: es totalmente abierto. El voluntariado decide, organiza y participa, y cada cual, desde su perfil, lo hace en la manera o medida que quiera.

También podemos decir que, salvo en raras excepciones, la posible persona voluntaria suele traer este discurso: «Quisiera aplicar todo lo que sé en hacer algo útil, mi propósito es ayudar». Nosotras hasta aquí, ¡le valemos! Pero por lo general este razonamiento viene seguido de un modo de ayudar. Como si en general fuera asumido que el fin no justifica los medios, con lo que aquí las formas siempre vienen de serie: ese modo suele estar relacionado con un proyecto en un país empobrecido, receta que se proyecta aún más excitante si le sumamos un viaje exótico.

La imagen del voluntario de una ONG se ha convertido en una especie de Indiana Jones solidario con rastas en una aldea africana o de los Andes, cosa que no despreciamos lo más mínimo, pero que como tantos estereotipos está muy alejada de la realidad. Quizás esa es la idea que el propio sistema alimenta para no ser exorcizado: «Una experiencia puntual y exótica que algún día haré y con la que me sentiré útil». Sin embargo a ISF, el tiempo le ha ido demostrando que ese afán transformador puede que sea más útil aplicado en una ciudadanía que es global y que se ve afectada en todo su conjunto, todos los días de su vida.

No desvirtuamos la utilidad de un pozo en Tanzania, o la de la escuela en Cajamarca, pero si la ponemos en una balanza con la desigualdad y la pobreza generada por nuestros hábitos de consumo, y el consentimiento de una realidad social y política en nuestro país, la segunda opción siempre tiene mayor peso.

Eso es lo que intentamos transmitir en nuestras charlas: estamos centrados en la incidencia política y la sensibilización. Ante este mensaje, para algunas personas se produce el descarte automático: no somos lo que esperaban. Incluso alguna vez nos llegaron a comentar que por qué no nos cambiamos el nombre: como si la ingeniería significara sólo construir cosas, o el no tener fronteras significara que tienes que cruzar doce aduanas para hacer algo.
A cada cual que superó esta barrera, disfrutó nuestra primera cita y tuvo ganas de más, pudo incorporarse a la lista general y se le asignó un “madrino”: palabra inventada para designar al facilitador de la entrada en la dinámica de trabajo, que ayuda a vencer ese miedo inicial al arranque o a verter dudas simples en dicha lista.
El siguiente paso ya es un universo particular de cada persona, pero si algo hemos aprendido en este tiempo, es que la mejor actitud no es la de convencer a nadie, sino contar lo que somos. Es normal que haya gente a la que no les gustemos, pero intentamos transmitir nuestra verdad: a ISF Madrid nos encanta lo que hacemos.

Quiénes somos en ISF Madrid

Ingeniería Sin Fronteras Madrid nació a finales del año 2011 con la intención de llenar el vacío existente en nuestra comunidad por la ausencia de organizaciones que compartan los posicionamientos, valores y líneas de trabajo de la Federación Española de ISF. La idea inicial fue ir de la mano del nuevo activismo social surgido en el último año 2011, compartiendo su vocación de denuncia e incidencia.
En nuestro objetivo coincidimos con el resto de ISFs en el apartidismo y la aconfesionalidad siendo independientes económicamente del sector de las grandes corporaciones privadas. Pensamos que la manera de organizarnos y tomar las decisiones nos define porque en ellas transmitimos unos principios de igualdad, equidad y transparencia, y nos empodera de las decisiones de tal forma, que el voluntariado que ejercemos va más allá del compromiso: es un estilo de vida.  Es por esto que ejercemos la horizontalidad en la toma de decisiones conjuntas y por consenso.
Entendemos que la incidencia en el Norte es tan importante como la denuncia y el trabajo en el Sur. Y eso es uno de los puntos claves que deciden nuestra forma de organizarnos. Por eso las personas que somos voluntarias de ISF Madrid, utilizamos la incidencia política para sensibilizar y educar en el desarrollo en diferentes temáticas.
Debido a nuestra formación, la trayectoria federal y la coyuntura social actual, nos hemos centrado en el derecho universal al agua, en la consecución de la soberanía alimentaria y en acceso democrático a la energía. Ello no quita que en un futuro (que esperamos sea cercano), abarquemos otras líneas de trabajo relacionadas con la tecnología al servicio del desarrollo humano.

#ConSumaCoherencia

Desde Ingeniería Sin Fronteras tenemos claro que el mundo debe cambiar, la situación de desigualdad, injusticia y falta de respeto al planeta en la que vivimos no debe perdurar y aunque sabemos que cada persona es responsable de ello, también sabemos que cada una tiene mucho que aportar.

Quedarse esperando un cambio político, legislativo o social no es la solución. Contemplando la historia vemos que en los últimos siglos los cambios sociales importantes siempre han venido desde abajo. Por lo tanto creemos que la principal solución consiste en el empoderamiento del consumidor y la consumidora.

La manera en la que consumimos en este mundo globalizado hace que la compra de nuestro móvil, la elección de compañía eléctrica o de tus zapatillas de deporte estén ligadas a muchísimas personas que pueden estar a miles de kilómetros de distancia o ser tus vecinas. ¿Somos conscientes de estas relaciones? ¿Tenemos idea del impacto ambiental y social de cada compra?

Lo ideal sería que redujéramos al máximo la adquisición de bienes, el consumo de envases, etc. pero sabemos que no siempre es posible porque somos personas de este siglo, con necesidad de vivienda, alimento, ropa, calzado, herramientas informáticas, cuenta corriente, agua, suministro eléctrico… y cada vez que satisfacemos estas necesidades estamos tomando decisiones que nos afectan a toda la sociedad.

Empoderarte como consumidor y consumidora es ser consciente de qué decisiones estás tomando, informarte de cada uno de los aspectos del producto desde lo que se ha contaminado para que llegue hasta tus manos hasta las condiciones laborales de productores, gestión de sus residuos… y de las posibles alternativas que existen para desarrollar algo que llamamos coherencia, que es sin duda un valor que suma, puesto que cuantas más personas seamos las que tomemos conciencia mayor será el cambio.

Así que esta vez, por extraño que parezca, vamos a pedir que en la cesta de la compra se incorpore algo más, algo que parece que hemos olvidado un largo tiempo, estamos luchando para que cada persona a partir de ahora
‪#‎ConSumaCoherencia‬